Salud Ancestral en imágenes

En esta entrada encontramos las imagenes de frases de Salud Ancestral publicadas en nuestro Instagram y escritas a lo largo del año 2020.

Como cuidar el sistema nervioso y estar tranquilo

 

por ®Salud Ancestral

 

En los tiempos que corren, es cada vez más frecuente ver como la tranquilidad, y por ende el sistema nervioso son afectados. Este se encuentra bajo creciente presión y ataque por causa del estilo de vida moderno y como consecuencia sufre un gran desgaste. Por ello es de crucial importancia saber cómo cuidar el sistema nervioso, previniendo su colapso, y si ya está enfermo como remediarlo, ya que ello afecta la salud física, mental y la sensación de bienestar de una persona. ¡Evidentemente se necesita calma para vivir!

El sistema nervioso cumple la función de transmitir señales eléctricas desde los diferentes órganos, sentidos y puntos del cuerpo hacia el cerebro, y del cerebro de vuelta hacia cada uno de estos puntos, permitiendo así la coordinación de las funciones del cuerpo. Esos impulsos tienen la particularidad en los seres vivos de ser interpretados como estímulos, placer o dolor, como bienestar o malestar, haciendo la experiencia nerviosa altamente subjetiva, personal y relevante para quien la vive. Es decir, cada persona busca el placer y evita el dolor de manera natural, en concordancia con la determinación de su sistema nervioso.

Los neurotransmisores son las sustancias encargadas de generar las sensaciones transmitidas por el sistema nervioso en el cerebro, y juegan un papel fundamental en la transmisión del impulso nervioso mismo. Es por eso que algunos de estos neurotransmisores como las endorfinas, la dopamina o la serotonina determinan en gran parte nuestro ánimo y el estado de nuestro sistema nervioso.

Ahora bien, en un estado de vida y salud naturales el sistema nervioso debe tener un funcionamiento óptimo, pero al ser alterado este equilibrio perfecto natural por causa de estilos de vida que no corresponden a las necesidades reales del cuerpo, entonces éste se puede ver gravemente alterado.

Es por eso que vemos una relación directa entre las enfermedades del sistema nervioso, como ansiedad, estrés, pánico, desordenes psiquiátricos, depresión y tantos otros con el estilo de vida y el tipo de sociedad en que se vive. En las sociedades que viven aun según principios ancestrales, en entornos más o menos naturales estas enfermedades son muy escasas o inexistentes. En cambio, en las sociedades modernas occidentales este tipo de enfermedades no solo abundan sino que van en crecimiento exponencial.

La alta exposición a contaminantes de todo tipo en la comida, el agua, el aire, electromagnéticas, así como la falta de tiempo debido al exceso de trabajo y de entretenimiento tecnológico generan muy importantes alteraciones del sistema nervioso que redundan a su vez en enfermedades de todo tipo, mentales y físicas.

El estrés, la preocupación, la tristeza, el miedo, la ira, los traumas no superados y los desbalances hormonales también son causa importante de alteración del sistema nervioso.

Así, una buena parte de la población de hoy padece estrés crónico, ansiedad, depresión o condiciones aún más graves y depende frágilmente de medicamentos para poder sobrellevarlas en la cotidianeidad. Esta es una situación por supuesto muy indeseable y alarmante.

Veremos pues a continuación qué situaciones se deben evitar para mantener un sistema nervioso saludable y qué podemos hacer para recuperar su equilibrio natural.

Evidentemente lo primero será revisar nuestro estilo de vida. ¿Corresponde a unos hábitos naturales? ¿O bien corresponde a hábitos artificiales? ¿Qué comemos, que hacemos durante el día, como son nuestras relaciones? Son preguntas importantes para poder determinar si benefician o perjudican nuestro sistema nervioso y por tanto nuestra calma y bienestar.

Evidentemente algunos hábitos como fumar, tomar alcohol en exceso, el consumo regular de cafeína, el sedentarismo, el consumo de drogas farmacéuticas, el exceso de comidas azucaradas, harinas y comida sintética, la constante presión de horarios laborales, descansar poco, poco espacio de relajación y ocio, relaciones humanas deficientes o lejanas, uso excesivo de tecnología, dedicarse a actividades mecánicas y no creativas son algunos de los que más dañan el sistema nervioso. Hay pues que revisar esto y hacer los cambios necesarios en la propia vida.

Dentro de los hábitos saludables que debemos tener para cuidar el sistema nervioso están:

– Una dieta lo más natural posible:  Una dieta rica en frutas, vegetales, nueces, semillas, grasas saludables, superalimentos, alimentos orgánicos, naturales contribuye poderosamente a una buena salud del sistema nervioso y general. Por tanto es muy importante cuidar de que estos constituyan la mayor parte de nuestra dieta y no alimentos procesados, harinas, carnes y alimentos sintéticos de baja calidad. Aquí explico cual es la dieta natural humana y doy indicaciones sobre ella: https://saludancestralblog.wordpress.com/2016/08/16/la-dieta-natural-humana/

– Tomar Sol diariamente: el Sol es la fuente de toda vida y también de gran alegría. Su luz y calor influyen notablemente sobre el ánimo, y su carencia es una de las principales causas de desordenes nerviosos y afectivos. Así mismo es la principal fuente de vitamina D, crucial para la salud y que está involucrada en numerosos procesos corporales. El Sol se debe tomar a diario directamente sobre la piel y al aire libre, no a través de ventanas, en la mayor parte posible del cuerpo expuesta y durante al menos media hora. Aquí trato en profundidad el tema del Sol y su gran influencia sobre la salud: https://saludancestralblog.wordpress.com/2016/11/03/el-sol-la-mayor-fuente-de-salud-y-vida/

– Hacer ejercicio regularmente: el ejercicio aparte de aumentar la circulación genera endorfinas, que son responsables de sensaciones de bienestar. Cualquier persona sabe por experiencia propia que después de una buena sesión de ejercicio se siente mucho mejor. Por tanto, el ejercicio ayuda a mantener el sistema nervioso en calma y fuerte. Sobre la importancia del ejercicio se puede leer aquí más completo: https://saludancestralblog.wordpress.com/2019/05/17/movimiento-y-reposo-pilares-fundamentales-de-la-salud/

– Dormir bien y suficiente: el sistema nervioso requiere gran energía y por tanto es muy importante un buen sueño donde se recargue y se calme de la agitación del día. Si no se duerme bien o no se duerme suficiente, entre 6 y 8 horas diarias, entonces se deben recurrir a algunas ayudas naturales, como ejercicios de respiración, relajación y algunos suplementos como melatonina, hierbas tranquilizantes, pasiflora y otras.

– Tener espacios de ocio y relajación: si en la vida todo es agitación y productividad no se puede esperar que el sistema nervioso esté sano y en calma. No está diseñado para eso. El ser humano está diseñado para intercalar periodos de actividad con periodos de reposo extensos. El ocio igualmente, en el cual se juega, lee, se reflexiona, pasea o comparte con familiares y amigos es un poderoso relajante del sistema nervioso y un gran pilar de la salud en general. Así mismo dedicar un tiempo al día a leer un libro es una gran manera de relajarse, conectar con realidades interiores a la vez que se cultiva la sabiduría.

– Tener contacto humano, no solo tecnológico: el hombre moderno se ha ido deshumanizando cada vez más al ir teniendo más contacto con máquinas que con la naturaleza y con otros seres humanos. El contacto físico, la cercanía, los abrazos, los masajes, las caricias, el compartir en reuniones y espacios con otros es muy importante y contribuye en buena medida a mantener el sistema nervioso en buenas condiciones.

– Tener contacto con entornos naturales: la naturaleza relaja y aporta mucho a la salud, tanto el contacto con la Tierra directo, como con el Sol, el aire puro como visualmente, el verde, los árboles, los cielos, las colinas responden a lo que el ser humano naturalmente es en esencia y son un gran relajante y un elemento básico para mantener una buena salud tanto del sistema nervioso como del cuerpo en su totalidad. El mar es una gran fuente de salud y debe visitarse tan seguido como sea posible. También las montañas y los bosques son una gran fuente de energía vital y tranquilidad. En las ciudades se puede hacer uso de parques y jardines diariamente para tal fin, especialmente con los pies descalzos en contacto directo con la Tierra, lo cual tiene grandes beneficios. Trato este tema en profundidad en este artículo: https://saludancestralblog.wordpress.com/2017/05/01/los-inauditos-beneficios-para-la-salud-de-andar-descalzo-sobre-la-tierra/

– Respirar profundo: la respiración determina muchas de las funciones corporales ya que el oxígeno es lo más vital que existe y sin éste no podemos sobrevivir más que unos segundos. El sistema respiratorio y nervioso están estrechamente ligados y una respiración lenta y profunda es uno de los hábitos que más contribuyen a mantener el sistema nervioso, la mente y las emociones en calma. Se debe tratar de ser consciente de ello lo más posible a lo largo del día, y en especial antes de dormir y en momentos de tensión o angustia.

– Escuchar música tranquila: la música mueve poderosamente las emociones y la mente y por ende influye en el sistema nervioso. Música fuerte y agitada estimulará en exceso el sistema nervioso mientras que música tranquila ayudará a mantener la calma y favorecerá al sistema nervioso y respiratorio y a la salud en general.

– Bailar, cantar, practicar un arte: todo esto ejerce un fuerte efecto antidepresivo, calmante. El movimiento junto con la música combina ejercicio físico con deleite de los sentidos, generando así un mayor efecto sobre el sistema nervioso.  Además, la creatividad estimula el cerebro y el sistema nervioso, haciéndolo más equilibrado y saludable.

– El humor: el humor es una gran herramienta para estar tranquilo, ver la vida desde una perspectiva más positiva, relajar los músculos y la mente y para protegerse frente a emociones negativas, como el estrés, la ansiedad, la depresión y el miedo. Ya sea que uno o que se ría de cada situación a lo largo del día solo o en compañía el humor es sin duda un gran aliado del sistema nervioso.

– Ayudar a otros: sentirse útil y ser útil para otros favorece poderosamente el ánimo, la mente y el sistema nervioso. Ya sea plantar árboles, cuidar una reserva forestal, trabajar por el bienestar animal, cuidar enfermos, ayudar a otros a superar sus dificultades o cualquier otra actividad similar hará que la vida cobre mucho más sentido, que la mentalidad mejore y con ello que toda la salud física y del sistema nervioso.

– Practicar jardinería: cultivar plantas en casa o tener una huerta en el jardín es una gran manera de cuidar nuestro sistema nervioso. Es una actividad que pone en contacto directo con la vida, la naturaleza y ayuda a dar un propósito. Además es una forma de ejercicio ligero que favorece la salud. Además de eso aprovecharemos las bondades nutritivas y medicinales de las plantas que cultivemos, si se trata de hortalizas y aromáticas.

– Evitar las luces artificiales fuertes: no solemos ser conscientes de la importancia de la calidad de la luz que entra por nuestros ojos. Hoy en día exponemos en exceso a los ojos, directamente ligados al cerebro y al sistema nervioso a luces artificiales, algunas de las cuales además son extremadamente fuertes y alteran poderosamente el sistema nervioso y el ánimo aunque no se perciba conscientemente. Es preferible hacer uso de la luz natural siempre que sea posible y de luces bajas y cálidas en lugar de fuertes y frías en espacios interiores. Igualmente es recomendable limitar la exposición a luces de pantallas, tomando descansos frecuentes de ellas si se usan a lo largo del día o la noche.

 

Ahora bien, las anteriores son recomendaciones de hábitos para mantener el sistema nervioso y el ánimo en buena forma. Ahora trataré sobre algunos remedios naturales para ayudar a un sistema nervioso alterado, o bien aunque esté sano para fortalecerlo cuando se ve bajo ataque intenso por estrés, miedo y otras emociones fuertes, como son los siguientes:

-Adaptógenos: solo algunas pocas plantas poseen la gran cualidad de ser adaptógenas, es decir que funcionan como una especie de comodín de la salud en el cuerpo. Según la necesidad del cuerpo así obran, sea calmando o energizando, aumentando o reduciendo la producción de ciertas sustancias. Ayudan al sistema nervioso, reducen el estrés, proporcionan energía, resistencia y potencian el sistema inmune. Destacan algunos adaptógenos como el ashwagandha, rhodiola, ginseng, maca, o el hongo reishi que se suelen conseguir en polvo o cápsulas.

-5 Htp: esta es una forma sintetizada del aminoácido triptófano y que es precursor y generador de serotonina, un neurotransmisor responsable de las sensaciones de bienestar y calma en el cerebro. Ayuda poderosamente a reducir la ansiedad, a mejorar el ánimo y al sueño.

-Magnesio: el magnesio es un mineral muy importante que ayuda a relajar los músculos y calmar el sistema nervioso. El sistema nervioso requiere gran cantidad de energía y alimento y el magnesio es uno de los principales. También influye en el sistema hormonal y en el cerebro y es responsable de ayudar al funcionamiento de músculos y a la formación de huesos.

-Complejo B: las vitaminas del complejo B son indispensables para el buen funcionamiento del sistema nervioso. Especialmente la B3 o niacina, que participa en la síntesis de serotonina es muy importante, relaja y ayuda con diversas funciones tomada aislada en cápsulas concentradas. También la B6 y B12 juegan papeles fundamentales en el sistema nervioso. Si no se suplen bien con la dieta entonces es necesario tomar unos suplementos de éstas.

-Hierbas tranquilizantes: diversas hierbas comunes tienen una gran influencia positiva sobre nuestro sistema nervioso, tranquilizándolo. Entre las principales están la manzanilla, el toronjil, la lavanda, el cidrón, así como el té africano rooibos. Una infusión de estas hierbas para tranquilizarse o dormir resulta muy eficaz. Aquí puede encontrar una guía breve de hierbas para la salud: https://saludancestralblog.wordpress.com/2016/07/25/superhierbas/

-Aceites esenciales: los aceites esenciales son una de las más poderosas medicinas disponibles por sus cualidades únicas. Entre los más relajantes se encuentran la lavanda, salvia esclarea, cedro, manzanilla e ylang ylang. En este artículo nuestro puede encontrar una completa guía de aceites esenciales: https://saludancestralblog.wordpress.com/2020/01/28/aceites-esenciales-perfecta-medicina-y-deleite-natural/

-CBD: el CBD, un componente no psicoactivo del cannabis es un poderoso relajante, además de tener grandes cualidades terapéuticas. Suele conseguirse en forma de aceite o tintura.

-Hierba de San Juan: esta hierba, también conocida como hipérico es un gran antiinflamatorio que tiene también reconocidas propiedades calmantes y que ayudan a reducir la ansiedad. Suele conseguirse en forma de suplementos.

-Masaje y automasaje: es gran idea ayudarse con masajes y automasajes, los cuales tienen efectos muy benéficos sobre el sistema nervioso y sobre toda la salud en general. Los automasajes pueden ser en pies, manos, cara y cabeza o en cualquier otro lugar donde se sienta tensión. Si se usan aceites vegetales como el de coco y aceites esenciales se potenciará más su efecto.

-Ayuda terapéutica: si aplicando estos hábitos y técnicas en la vida diaria a lo largo de unas semanas o meses uno sigue con el sistema nervioso alterado entonces resulta una gran idea buscar alguna ayuda terapéutica psicológica o psicofísica que sirva para combatir el estrés, la ansiedad o la depresión.

 

Siguiendo estas pautas y aplicando estas guías, teniendo una mentalidad positiva y cuidándonos de emociones demasiado fuertes o negativas, sin duda se mantendrá el equilibrio del sistema nervioso o se recuperará en caso de estar afectado. La salud ancestral es completa, un todo, y abarca cuerpo, mente, emociones y espíritu, y debe ser siempre vista así, como una unidad, aunque integrada por partes autónomas. El sistema nervioso es una de esas partes esenciales de la unidad que es la salud humana y debe cuidarse día a día con esmero para nuestro propio bienestar y tranquilidad.

 

Fuentes de Consulta:

  • Longevity Now, libro de David Wolfe
  • Remedios naturales para la ansiedad, artículo del Dr. Josh Axe, https://draxe.com/health/natural-remedies-anxiety/
  • El Secreto de las Zonas Azules, libro de Dan Buettner
  • Tiempo para la Vida, libro de Jorge Riechmann

 

®Todos los derechos reservados, Salud Ancestral 2020

Cómo proteger la Salud durante un largo encierro

por ®Salud Ancestral

 

El ser humano está diseñado naturalmente para relacionarse con todo, con el medio ambiente y con los demás seres humanos y animales. Su entorno natural al aire libre incluye contacto abundante con el Sol, la Tierra, el aire puro, los árboles y los demás seres humanos en estrecho contacto físico.

El aislamiento completo por otra parte es imposible toda vez que para subsistir todo ser tiene que interrelacionarse con el medio circundante, sea aire, agua, Sol, alimento, e internamente dentro del cuerpo físico donde hay un constante intercambio a cada segundo con innumerables microorganismos que habitan por trillones el cuerpo humano entre ellos todo tipo de bacterias, virus y hongos. Hay un constante intercambio de toda vida que se encuentra estrechamente relacionada entre sí a todo nivel y en estado natural encuentra su equilibrio perfecto.

Cuando el orden de interrelaciones del cuerpo con su entorno natural es alterado, por cualquier razón, ello siempre repercute negativamente en la salud. En nuestra vida moderna ya nos hemos alejado de la naturaleza en la vida cotidiana y solo tenemos contacto ocasional con ella y esta es una de las principales causas del alto índice en las enfermedades modernas. Pero si por alguna circunstancia ese contacto con el entorno natural se ve totalmente restringido, las consecuencias entonces en la salud emocional, mental y física pueden llegar a ser muy importantes a corto, mediano y largo plazo.

Es posible pues que el encierro, al ser antinatural, cause un alto impacto mental y físico en las personas, llevándolas a depresión, estrés, angustia o pánico o bien a enfermedades de todo tipo agudas y crónicas que aparecen inmediatamente o en un tiempo posterior. Ninguna de estas condiciones por supuesto ayuda a la salud mental ni física de una persona y por tanto hay que saber evitarlas y tratar la situación con cuidado. Pero por fortuna esto se puede enfrentar de manera efectiva tanto psicológica como física teniendo en cuenta algunos puntos básicos de salud natural.

Hay que prestar mucha atención a esto, ya que es una situación de gran riesgo. Un largo encierro mal manejado puede conllevar incluso a enfermedades mentales más graves de diverso tipo como psicosis, demencia, estrés severo, crónico e inmanejable, ataques de ira y en casos extremos a suicidio en personas susceptibles. Hemos ya tratado ampliamente la estrecha relación entre emociones, pensamientos y salud física en nuestro artículo Estado Emocional y Salud el cual se puede consultar para mayor referencia.

El sistema nervioso es uno de los que mayor impacto puede sufrir en situaciones de encierro prolongado, y hay que tener especial cuidado con él. Pero todos los sistemas corporales pueden estar bajo seria amenaza incluidos el sistema inmune, circulatorio, digestivo y el aparato óseo muscular.

Bien, cuando existe una situación en que un ser humano es forzado a vivir en un encierro prolongado de más de unos días se deben entonces tomar las precauciones de protección necesarias.

Algunos consejos prácticos son:

  1. Haga ejercicio físico a diario: el movimiento es inherente al ser humano, y dejar de hacer ejercicio tiene numerosas consecuencias para la salud, lo cual ya hemos tratado en este articulo: Movimiento y Reposo, Pilares Fundamentales de la salud En cambio hacer ejercicio diario mejora notablemente no solo la salud general sino el estado de ánimo y la disposición mental. Al respecto se tienen siempre opciones, por reducido que sea el espacio. Eso es lo maravilloso, que incluso en una reducida celda se puede hacer ejercicio intenso tanto de fuerza como cardiovascular. Sentadillas, flexiones, estiramientos, bicicleta estática, abdominales, isotension, pesas, gimnasia, yoga, artes marciales, salto de lazo, subir escaleras, zumba, fitness, entre innumerables posibilidades. En internet se encuentran numerosas ayudas, videos de entrenamiento y tutoriales para tal fin, si es que los necesita.
  2. Reciba luz del Sol directa a diario: el Sol es la fuente de toda vida y alejarse de él es una de las maneras más rápidas de acabar con la salud, debido entre otras cosas a que así es como el cuerpo fabrica la vitamina D, esencial para el correcto funcionamiento de numerosos sistemas corporales, en especial el sistema inmune y óseo. Igualmente tomar Sol influye notablemente en el ánimo. Las personas que son privadas de la luz solar directa durante periodos prolongados, como en los países nórdicos durante el invierno, sufren severas alteraciones en su psique, ánimo y conducta. El Sol debe ser tomado directamente, no a través de ventanas, ya que estas filtran los rayos benéficos. Un completo análisis de esto lo puede leer en mis artículos El Sol, la mayor fuente de salud y vida y La Gran Hormona Solar.
  3. Reciba aire puro durante todo el día en lo posible: respirar aire contaminado o encerrado por supuesto que tiene efectos muy negativos sobre la salud completa del cuerpo que necesita oxigeno para vivir y funcionar correctamente a cada segundo. Además respirar aire de baja calidad o estancado tiene un impacto directo sobre el sistema pulmonar que se debilita y se vuelve presa muy fácil de enfermedades respiratorias. Abra por tanto las ventanas y puertas y permita que el aire circule lo más posible. Use ventiladores si es necesario para que circule mejor.
  4. Haga contacto con la Tierra directamente si le es posible: si durante el tiempo de encierro tiene acceso a una zona verde, un jardín o parque haga uso de ello a diario, andando descalzo por el pasto. Esto tiene notables efectos en la salud como relajación del ánimo, baja de la presión arterial, desinflamación, aumento de la circulación, entre muchos otros que ya hemos tratado extensamente en estos artículos: Los Efectos Inmediatos y a Largo Plazo para la Salud de Conectar con la Tierra y Los Inauditos beneficios para la salud de andar descalzo sobre la Tierra
  5. Mantenga una dieta sana y equilibrada: como se encuentra en una situación anormal de alto impacto cobra aun más sentido seguir los principios de alimentación natural largamente expuestos a lo largo de decenas de artículos en esta misma página, que puede proceder a consultar en el menú de los links aquí mismo. A grandes rasgos, evite comidas procesadas, pesadas, químicas, transgénicas, enlatadas, sobrecocinadas, fritas, azucaradas, harinas refinadas y favorezca las comidas naturales, crudas, frutas, verduras orgánicas, los super alimentos, las buenas grasas, las nueces, los alimentos completos y sin alterar. Igualmente evite comer hasta hartarse ya que eso genera digestiones pesadas, consume mucha energía, desgasta el cuerpo e impide descansar bien. Si su digestión no es óptima tomar enzimas y probióticos es una gran ayuda.
  6. Mantenga el contacto físico con las personas cercanas: El contacto físico con las personas es natural e importante, no lo evite por ningún motivo. Este contacto mejora mucho el ánimo y por consiguiente también el sistema inmune, nervioso y toda la salud física y mental. De no ser posible mantener un contacto físico entonces utilice una videollamada, una llamada, un chat o un correo. Cualquier medio que acerque es válido y ayuda a mantener los lazos y la salud mental adecuada.
  7. Tómese unos tiempos al día para relajarse conscientemente: la relajación consciente del cuerpo y la mente, incluida una respiración lenta y controlada, es de gran ayuda en esta situación. Para ello relaje cada músculo del cuerpo a voluntad mientras inhala y exhala muy lentamente. Hágalo tanto como sea posible. Esto mantendrá su sistema nervioso en calma y su mente y cuerpo fuertes y sanos.
  8. Diríjase hacia su centro: es posible buscar el centro de uno mismo, donde hay sosiego, paz y observación calmada en cualquier situación externa, por difícil que parezca. Se trata de abandonar el rápido y loco girar de una rueda de situaciones caóticas externas que lo arrastra a uno a cada momento, para ir hacia su centro, su eje, donde no existe ese movimiento y hay completa quietud. Tal espacio existe efectivamente al interior de uno mismo y se puede acceder a él en todo momento. Tal es el verdadero sentido de meditar, en la misma acción, a cada instante, no como una práctica autoinducida y controlada.
  9. El Tiempo de encierro lo determina la propia mente: Uno de los mayores retos a los que se enfrenta una persona en una situación forzada de encierro es que el tiempo se le hace interminable. Entonces se piensa constantemente cuándo terminará para volver a la vida normal, llenándose así de angustia, estrés y preocupación. Tenga en cuenta sin embargo que el tiempo en realidad no es absoluto ni lineal, es en realidad relativo como ha confirmado la ciencia de diversas maneras tanto con la teoría de la relatividad de Einstein como posteriormente con postulados aún más avanzados de la física cuántica. El tiempo según la ciencia moderna básicamente depende es del observador, no es un río que fluye infinitamente de manera lineal y constante como se pensaba antes según el materialismo mecanicista, ya caduco y revaluado, basado en la física de Newton. Esto mismo, que el tiempo depende de uno mismo y no es algo externo fijo, también es expresado en diversas tradiciones antiguas y ancestrales. En Oriente es bastante preeminente este pensamiento en corrientes filosóficas y espirituales como el budismo y el taoísmo. Aprópiese de esto y construya desde adentro su propio tiempo no impuesto por las circunstancias.
  10. El espacio físico de encierro lo determina la propia mente: así como el tiempo, el espacio no es algo inmutable determinado desde afuera, es relativo, lo cual nuevamente ha sido comprobado por la ciencia de la relatividad y la física cuántica, además de ser sugerido ya hace miles de años por las antiguas tradiciones orientales. Esto se comprueba fácilmente en que una persona imbuida plenamente en una apasionante novela apenas necesitará un espacio reducido con una cama donde acostarse para tener un enorme espacio vital. Igualmente. las propias limitaciones mentales, apegos, necesidades y miedos son las que determinan qué tan grande es el espacio necesario. Entre menos cosas se necesiten y menor apego a ellas mayor la libertad dentro de un menor espacio.
  11. Conserve el buen humor siempre: Ante situaciones dificiles uno de los mejores antídotos es el humor. Ver las cosas con humor disipa el temor y la preocupación rápidamente. ¿Para que tomarse la vida demasiado en serio? Total, no saldremos vivos de ella, ¿verdad? Así pues todo aquello que genere un humor sano es bienvenido en la situación de encierro y permite llevarla en plena salud mental.

Por otra parte, algunas cosas que se deberían evitar en este escenario de encierro son:

  1. Evitar ver, escuchar y leer noticias: las noticias mediáticas son usualmente exageradas al máximo, distorsionadas, alteradas, e incluso pueden generar pánicos e inducciones mentales en los espectadores. Esto resulta una de las peores formas de intoxicación de cualquier tipo en la vida moderna, sin duda. Resulta entonces, al menos durante el tiempo de encierro, sabio apagarlas por completo y solo buscar noticias, ojalá de medios responsables e independientes, y solo noticias puntuales según la necesidad.
  2. Evitar pensamientos sombríos: alimentar pensamientos negativos o pesimistas desde adentro o desde afuera solo le hará la vida más difícil. Evítelo y concéntrese en aquello que le permite construir y sonreír.
  3. No buscar culpas ni adentro ni afuera: ningún momento es bueno para hacerlo ni resulta sano jamás, pero en situaciones delicadas resulta menos sano aún buscar culpables o sentirse culpable, ya que eso sume en un interminable ciclo de ira y miedo. Por tanto, no se enfoque en culpables, enfóquese en encontrar siempre soluciones.
  4. Evitar contaminación de entretenimiento: entretenimiento como películas que generen miedo, angustia, tristeza o emociones fuertes son una mala elección generalmente para un momento en el que necesita tranquilidad. Es una elección personal y varia de acuerdo al individuo, por supuesto, pero posiblemente sobrecargar de emociones un sistema nervioso ya sobrecargado por la situación no resulta buena idea. Mejor buscar entretenimiento tranquilo y constructivo, o al menos comedia, la cual relaja. ¡Un buen libro, por otra parte, puede resultar en estos momentos el mejor compañero posible!
  5. Evitar discusiones y conflictos: en situaciones de encierro pueden surgir altercados entre las personas que conviven en un espacio fácilmente, especialmente si el espacio es reducido o no hay muy buenas relaciones entre ellas. Pero nuevamente aquí se puede voltear la situación desfavorable a favor, aprovechando para resolver conflictos no procesados anteriormente con ellos. Hable con calma, resuelva, abrace y entienda a los demás, ellos seguramente también están estresados o alterados. El apoyo es muy importante entre las personas que sufren una misma situación difícil.
  6. Evitar el sedentarismo: aunque no haga mucho ejercicio es importante que tampoco pase todo el día en cama o viendo películas nada más. Un poco de movimiento y actividad es siempre vital.
  7. Evitar hábitos tóxicos: Fumar, beber licor, usar drogas o cualquier otro hábito no saludable en esta situación solo contribuirá a empeorar la salud a todo nivel, mental y físico. Es mejor evitarlo aun cuando aparentemente parezca un buen escape.

Otras ideas que ayudan en estos escenarios de encierro son:

  1. Establecer algunas rutinas: Para algunas personas puede funcionar bien el establecer algunos horarios y rutinas para actividades a realizar cada día durante el tiempo que dure el encierro. Esto permite llevar mejor la noción del tiempo y los ciclos naturales. Esto a su vez aporta a la autodisciplina, una importante cualidad que no todo el mundo posee y que en esta ocasión se podría aprovechar para desarrollar. La autodisciplina permite obtener mayor libertad propia, al desligarnos de disciplinas impuestas externas para tener que funcionar. Es una manera de voltear a nuestro favor una situación en que la libertad externa se restringe para trabajar en aquella que es mucho más importante, la interior.
  2. Ser creativo y constructivo: No hay que despreciar tampoco el poder de la creatividad y de la reflexión constructiva en estos escenarios. Trabajar en ello y potenciarlo puede hacer que se eleve el nivel de bienestar, de autoestima, que el tiempo transcurra de manera mucho más llevadera y que el foco esté en una mente positiva siempre. Todo esto es extremadamente importante en esta situación para conservar la salud mental, emocional y física intacta. A este respecto hay diversas opciones de acuerdo a cada persona, que incluyen practicar un arte como pintura, música, manualidades, escritura, cocina o cualquier otro que sea del propio interés y que esté al alcance de las posibilidades. Si el resultado de lo que hace es satisfactorio compartirlo con otros directamente o en redes sociales por ejemplo, es una manera excelente de subir el ánimo y obtener cercanía con los demás, además de poder aportar algo de valor. Esto permite sentirse útil y apreciado, y ayuda a tener una gran autoestima. En cuanto a la reflexión constructiva es tratar de ver las oportunidades en las crisis, investigar, cuestionar, indagar dentro y fuera de uno mismo. Esto permite salir eventualmente de callejones aparentemente sin salida de la mejor manera.

Importante notar que si el sistema nervioso se ve alterado por la situación, resulta conveniente tomar suplementos de magnesio, CBD, adaptógenos, niacina o 5Htp (triptófano), todos ellos naturales y calmantes del sistema nervioso. Igualmente, el complejo B y los aceites Omega 3, así como la vitamina D juegan roles determinantes en la salud del sistema nervioso y tomar suplementos de ellos resulta una gran ayuda si este se ve alterado o debilitado. El uso de aceites esenciales también está muy recomendado para ayudar con alteraciones nerviosas y del ánimo, además de ser un deleite para los sentidos.

Otro aspecto importante a tener en cuenta en un encierro prolongado es que el ciclo del sueño puede verse gravemente afectado en esta situación, por diversas razones. Una es que si no hay actividad física durante el día será mucho más difícil conciliar un buen sueño en la noche. De ahí la importancia del ejercicio diario. Otra razón es que pueden existir en la mente pensamientos de preocupación, temor o estrés que impiden un buen sueño. Igualmente cualquier alteración del sistema nervioso altera el sueño, haciéndolo menos profundo, menos prolongado y más dificil de conciliar. De ser necesario, si no está durmiendo bien tome remedios naturales. Entre ellos se encuentran infusiones de manzanilla, toronjil, pasiflora, valeriana, cidrón,  suplementos de melatonina, o bien aceites esenciales relajantes de lavanda, cedro, ylang ylang y muchos otros disponibles y útiles para tal fin. Para una completa referencia de aceites esenciales ver mi articulo Aceites esenciales, Perfecta Medicina y Deleite Natural.  Poner música relajante, respirar profundo y relajar conscientemente los músculos por otra parte ayuda a dormir más fácil y mejor.

Por supuesto que conservar una buena higiene durante este período es esencial, pero sin llegar a medidas extremas que más que favorecer la salud pueden llegar a perjudicarla gravemente. Este es el caso del uso de geles y jabones antibacteriales y de desinfectantes químicos. Estos no solo no sirven para eliminar o atacar virus sino que pueden ser contraproducentes en más de un sentido. El primero es que, aparte de las bacterias patógenas, estos productos atacan las bacterias benéficas en el cuerpo, las que mantienen el sistema inmune y la salud general en buen balance. El segundo es que muchos de estos contienen triclosán, un conocido tóxico que altera de manera importante el sistema endocrino. También con el uso excesivo y prolongado dañan las delicadas capas de la piel y el daño podría ser eventualmente irreparable. En cuanto a los desinfectantes químicos están repletos de ingredientes altamente tóxicos, que minan la salud. Ya todo esto ha sido tratado extensamente en mis articulos
La Higiene Moderna como fuente de enfermedad y Enjabonarse a diario, ¿un atentado contra la salud?. A este respecto es mucho mejor hacer uso de aceites esenciales que combinados con sustancias como alcohol, agua o vinagre hacen desinfectantes perfectos. Además, los aceites esenciales sí que tienen la capacidad como ninguna otra sustancia sobre la Tierra de atacar perfectamente los virus. Son de hecho armas letales para estos. Esto se debe a su altísima volatilidad, por debajo de los 200 Daltons, es decir su masa atómica, que les permite penetrar fácilmente la capa protectora de las células y matar efectivamente los virus que se alojan dentro de ellas, cosa que ningún fármaco puede hacer.

Si hay niños en esta situación de encierro prolongado es muy importante que sigan todas las anteriores recomendaciones y que cuenten con suficiente juego, movimiento y distracción sana cada día. Los niños son bastante sensibles y vulnerables, por tanto hay que darles una protección extra.

Igualmente, y en lo posible, las poblaciones de la tercera edad deben aplicar todo lo anterior en la medida de sus posibilidades ya que son más vulnerables y deben cuidar especialmente sus condiciones y salud a todo nivel.

Personas enfermas, desde que no requieran cuidados intensivos o sea de vida o muerte pueden permanecer en casa tranquilamente con cuidados naturales, lo cual resulta mejor, menos estresante y desgastante que ir a un hospital. Además de poder proporcionar en casa remedios naturales altamente efectivos, en lugar de drogas y tratamientos químicos que siempre tienen efectos secundarios y dañan la salud general. Existen muchas ayudas naturales como hierbas, aceites esenciales y compuestos naturales en cápsulas o polvos para tratar o curar casi cualquier enfermedad. Además de que se debe tener en cuenta que el cuerpo mismo es siempre el que cura, no algo externo. Solo hay que darle lo que necesita para ello, es decir básicamente todos los elementos anteriormente citados aquí.

Importante si tiene mascotas sacarlas varias veces durante el día a dar una vuelta y hacer sus necesidades, o de no serle posible entonces que alguien lo haga por ud., ya que es crucial por higiene, salud y bienestar del animal, el cual no está diseñado naturalmente para soportar encierros prolongados y cuya salud física y mental se vería altamente deteriorada en poco tiempo de no hacerlo, ya que no cuenta con los recursos ni el entendimiento que sí podemos tener los seres humanos de una situación determinada.

En conclusión, si se sabe tratar y enfocar, una situación de encierro puede convertirse de una gravísima amenaza a la salud personal o de una población entera a una situación de mejora y crecimiento en todo sentido, físico, mental, emocional y quizás espiritual. El enfoque y las decisiones tomadas al respecto aquí lo son todo. Uno mismo crea su realidad desde adentro a cada momento. Para ello hay que tener una mente abierta, no moldeada, libre que descubre a cada instante sin prejuicios. Hay pues que permanecer en los principios de la verdadera salud, natural y ancestral, en cualquier situación posible, para así vivir una vida sana y en paz siempre, cualesquiera sean las circunstancias.

 

Fuentes de Consulta:

– Tiempo para la Vida, la crisis ecológica en su dimensión temporal, libro de Jorge Riechmann

-Tao Te King, libro de Lao Tse

-El Tao de la Física, libro de Frijjof Capra

https://lamenteesmaravillosa.com/en-la-vida-hay-tiempo-para-todo-menos-para-rendirnos/, articulo de psicología sobre el enfoque mental adecuado para la vida  y las situaciones adversas

https://www.verywellmind.com/protect-your-mental-health-during-quarantine-4799766, articulo sobre las cuarentenas y la salud mental

– El Secreto de las Zonas Azules, libro de Dan Buettner

– Longevity Now, libro de David Wolfe

 

®Todos los derechos reservados, Salud Ancestral 2020

Porqué falla la digestión y como remediarlo naturalmente

por ®Salud Ancestral

 

¿Quién no ha sufrido alguna vez de la digestión? Es algo tan común que parecemos habernos habituado a ello y lo consideramos casi como normal.

Antes que nada, debemos decir que las causas por las que enfermamos del sistema digestivo son múltiples e igualmente las curas son variadas.

Existen numerosos trastornos digestivos que se han ido multiplicando exponencialmente en la población en las últimas décadas, dejando en claro que algo muy mal está sucediendo en cuanto a nuestros hábitos alimenticios, de vida y también en cuanto a la medicina convencional y sus fármacos se refiere puesto que la situación no hace sino empeorar día a día. La mayor parte de la población sufre hoy en día de uno o varios trastornos digestivos y muchas personas dependen frágilmente de drogas farmacéuticas para verse libres de los dolores y molestias que esto causa.

Esto sin duda no es natural ni normal, es una situación de emergencia moderna, derivada de la industrialización y la anti naturalidad de nuestras sociedades. El ser humano en estado natural, tal como los animales salvajes, come lo que está hecho para su cuerpo y simplemente no enferma de la digestión. Igualmente, las culturas ancestrales con estilos de vida y dietas naturales tienen sistemas digestivos muy fuertes y por ende una salud excelente comparada a la de nosotros en el mundo occidental moderno.

El sistema digestivo es el sistema corporal de asimilación y procesamiento por excelencia y nuestra salud y bienestar dependen en buena parte de esto, por tanto es vital que esté sano.

Algunas de las enfermedades que afectan al sistema digestivo son: gastritis, úlcera, síndrome del intestino irritable, síndrome del intestino permeable, acidez, reflujo, enfermedad de Crohn. Algunas afectan el estómago, otras el intestino o el colon. Unas son agudas y otras crónicas, unas más graves que otras pero todas afectan la salud y calidad de vida de una persona y deben ser remediadas en su raíz.

Si bien es cierto que existen fármacos para cada una de estas dolencias, estos no están diseñados para corregir las causas ni curar la enfermedad, solamente para palear los síntomas. Esto genera dependencia de medicamentos químicos que a largo plazo generan efectos secundarios importantes y por eso no son una solución viable. El remedio debe ser buscado en la naturaleza y en reestablecer la salud completa del propio cuerpo.

Se sabe que hay problemas digestivos cuando no hay buenas evacuaciones, es decir episodios de estreñimiento o de diarrea o ambas alternadas, gases, dolor abdominal, digestiones a medias. Incluso otras enfermedades indican problemas en el sistema digestivo ya que se derivan de mala asimilación de nutrientes vitales como minerales o vitaminas.

La diarrea, aunque una manifestación patológica, no debe ser vista como una enfermedad en sí misma sino todo lo contrario. Es uno de los principales mecanismos de defensa del organismo por el cual trata de reestablecer la salud expulsando aquello que es tóxico o recarga al cuerpo. Por esa razón nunca debe tratar de detenerse, sino hay que detener las causas mismas que la generan. Por supuesto si la diarrea es crónica, dura muchos días o es con episodios muy agudos, y si los remedios naturales no hacen efecto hay que visitar un médico ya que la diarrea también daña la flora intestinal, deshidrata y expulsa nutrientes valiosos del cuerpo. En el otro extremo se debe prestar mucha atención a la frecuencia de las deposiciones. Estas deben ser como mínimo una vez al día siempre e idealmente dos o tres. Si la frecuencia es menor sin duda hay un problema con el sistema digestivo de fondo que hay que tratar. Si el cuerpo no expulsa las heces con mucha regularidad entonces se está auto envenenando.

Entre las causas para las enfermedades que afectan al sistema digestivo están: dietas con alto contenido de comidas procesadas, dietas bajas en fibra, dietas pobres en agua y líquidos, dietas bajas en grasas saludables, dietas altas en carbohidratos y azúcares, dietas con gluten o soya, dietas con consumo de lácteos pasteurizados, dietas altas en carnes o granos, consumo de gaseosas, alergia o intolerancia a ciertos alimentos, exceso de alcohol. Igualmente el estrés, una mentalidad negativa, ira, emociones fuertes o negativas afectan poderosamente al intestino. Se sabe que el intestino y el cerebro están conectados e incluso se llama al intestino el segundo cerebro frecuentemente.

Otra de las principales causas por las cuales el sistema digestivo se deteriora es por falta de bacterias benéficas en el intestino, es decir de probióticos. Cuando esto sucede proliferan entonces las bacterias patógenas generando enfermedad y malestar. Comer demasiado abundantemente y no masticar bien las comidas es también causa de primer orden de enfermedades digestivas. Una vida sedentaria puede también influir, dado que afecta la circulación sanguínea haciéndola muy pobre y a toda la salud en general. A medida que avanzan los años el sistema digestivo se vuelve más delicado e ineficiente y conviene por tanto cuidarlo con más dedicación, tomando las medidas necesarias.

Debemos además decir que la mayor parte de las enfermedades comienzan justamente en el intestino. De la mala digestión se derivan cantidad de enfermedades que pueden afectar a todo el cuerpo como los ataques al corazón, la hipertensión, el deterioro cerebral y del sistema nervioso, las enfermedades autoinmunes, la diabetes y muchas otras. Conviene pues prestar mucha atención a nuestro sistema digestivo.

Por fortuna encontramos en la misma naturaleza opciones que nos ayudan con estas condiciones sin generar efectos secundarios ni afectar la salud general de nuestro cuerpo como lo hacen las drogas farmacéuticas. Muchos son de uso tradicional y fueron conocidos por nuestras abuelas, aunque recientes estudios clínicos solamente confirman esta información ancestral.

Algunos de los remedios naturales más efectivos para los trastornos digestivos son:

Bicarbonato de sodio con limón: el bicarbonato, el cual produce el propio riñón en grandes cantidades, es altamente alcalino y neutraliza los ácidos. El limón aunque de sabor ácido es igualmente muy alcalino al ser ingerido además de muy limpiador y desintoxicante para el sistema digestivo y todo el organismo. Este remedio suele calmar rápidamente la digestión.

Enzimas digestivas: un complejo enzimático es un gran alivio para el sistema digestivo que con el tiempo pierde su capacidad de producir enzimas y por tanto se ve en dificultades para digerir bien las comidas. Las enzimas se podrían definir como el código necesario para que el cuerpo descifre los nutrientes en un alimento, y por supuesto todo alimento crudo, a diferencia de los cocinados o procesados, viene con sus propias enzimas. Al comprar un complejo enzimático es mejor uno de amplio espectro que incluya una gran variedad de enzimas, no solo una, como por ejemplo amilasa, proteasa, lipasa, celulasa, peptidasa y otras. Se deben tomar con regularidad cuando hay fallo sistemático de la digestión.

Probióticos: puesto que hoy en día todo es envasado, higienizado, pasteurizado, enlatado y lavado ya no tenemos apenas contacto con las bacterias benéficas presentes en los alimentos silvestres, donde abundan en la tierra y en las hojas y tallos. El uso de antibióticos mata por completo todas las bacterias del intestino tanto las patógenas como las benéficas. Por tanto hoy en día es una necesidad consumir probióticos en suplementos o preferiblemente en alimentos caseros fermentados como kéfir, chucrut y miso, para nombrar unos pocos.

Ajenjo: el ajenjo es una hierba que estimula poderosamente la producción de jugos gástricos y bilis en el cuerpo. Es muy amarga y eso le otorga esas cualidades. Debe ser tomada en pequeñas dosis y no por más de una semana pues en altas dosis o durante tiempos muy prolongados es muy tóxica. Sin embargo en pequeñas dosis y a lo largo de poco tiempo es altamente medicinal.

Hierbas digestivas: muchas hierbas comunes favorecen la digestión y destacan algunas como la manzanilla, la menta, la hierbabuena,  la limonaria y el hinojo. Sin embargo muchas más hierbas ayudan a la digestión y a funciones o dolencias especificas. Así por ejemplo la caléndula ayuda a cicatrizar ulceras estomacales y la salvia ayuda a frenar la diarrea.

Especias: especias como la canela, el cardamomo y el anís favorecen una buena digestión y ayudan a eliminar gases. Tienen propiedades carminativas y calientan el tracto digestivo. El clavo y la canela por ejemplo combaten poderosamente virus, bacterias, hongos y parásitos en el sistema digestivo y en todo el cuerpo y por tanto son herramientas poderosas para reestablecer la salud.

Jengibre: el jengibre es uno de los remedios más valorados desde la antigüedad por sus grandes cualidades y numerosos compuestos medicinales. Es un gran desinflamatorio, antioxidante y favorece mucho la digestión por diversas vías.

Linaza, semillas de chía, y olmo resbaladizo: estas semillas y esta corteza de un árbol tienen en común que son muy mucilaginosas, es decir ricas en una sustancia viscosa natural que es capaz de recubrir suavemente las paredes de los intestinos, sanándolos, protegiéndolos y refrescándolos.

Aceites esenciales: diversos aceites esenciales ayudan a la digestión como el de menta, manzanilla, jengibre, pimienta negra e hinojo. Los aceites esenciales son las medicinas de la antigüedad, poderosas y con numerosas cualidades terapéuticas que las distinguen y hacen sobresalir sobre las demás.  Cuando hay malestar en el tracto digestivo se pueden frotar un par de gotas de aceite esencial junto con una cucharadita de aceite de coco en el área abdominal o se pueden ingerir de a una gota pura o disuelta en un vaso de agua. No todos los aceites esenciales pueden ser ingeridos de manera segura pero los antes mencionados sí, desde que sean totalmente puros.

Niacina: la niacina, también conocida como vitamina B3 es un poderoso remedio para diversas dolencias en altas concentraciones que se pueden tomar en cápsulas. Aunque presente en varios alimentos naturales, se necesita tomar en concentraciones de 200 a 500 mg para que tenga un efecto poderoso y notable sobre la digestión. Estimula increíblemente y de manera visible la circulación sanguínea y el fuego digestivo, mejorando así la digestión y asimilación de nutrientes.

Aloe vera: el aloe puede estimular la digestión y ser particularmente útil para el estreñimiento debido a su efecto suave o medianamente laxante y a su contenido de mucilago protector de la pared intestinal.

 

Algunos consejos importantes para mantener un sistema digestivo sano son:

  • Masticar bien los alimentos y comer con lentitud
  • Comer en un ambiente y compañía agradable
  • Concentrarse en lo que se está comiendo sin distracciones
  • Incluir comidas con todos los sabores, amargos, ácidos, dulces, salados
  • Comer diariamente alimentos crudos, vegetales y frutas
  • Parar de comer justo antes de quedar saciado, nunca comer hasta casi reventar
  • Hacer ejercicio regular
  • Consumir alimentos orgánicos en lo posible
  • Tomar Sol
  • Evitar el estrés
  • Respirar profundamente
  • Tomar las bebidas, sopas, jugos etc. al menos 15 minutos antes del resto de la comida
  • No mezclar frutas con las comidas pesadas
  • Tomarse un tiempo para digerir antes de iniciar otra actividad como leer o actividad física, salvo caminar
  • No comer durante al menos 3 horas antes de dormir
  • Evitar el uso de fármacos
  • Germinar siempre los granos como frijoles, lentejas o garbanzos remojando durante varios días para hacerlos digestivos
  • Evitar los lácteos pasteurizados
  • Evitar todo lo posible el uso de antibióticos
  • Evitar alimentos transgénicos como la soya
  • Evitar el gluten contenido especialmente en el trigo
  • Evitar grasas industriales procesadas como margarinas, aceites refinados de girasol, canola, soya, maíz
  • Evitar las gaseosas

 

En caso de que la digestión no mejore ni aun siguiendo estos pasos y aplicando estos remedios es necesario entonces visitar a un buen médico holístico, que practique medicina integrada, naturópata o china por ejemplo. Sin embargo, en cualquier caso aplicar  estos remedios e indicaciones sin duda contribuirá poderosamente a la salud del sistema digestivo y mejorará también la calidad de vida.

Alejarse de la naturaleza trae sus consecuencias. Nuestro cuerpo no está preparado naturalmente para asimilar tanta carga tóxica a la que lo sometemos en nuestra vida moderna, ni estilos de vida tan alejados del diseño corporal humano original. Conviene pues volver a los principios naturales y ancestrales en la medida de nuestras posibilidades aun estando inmersos en las ciudades. Solo de esta manera es posible vivir una vida saludable y longeva tal como debería ser.

 

Fuentes de Consulta:

  • La Salud por la Naturaleza, libro de Manuel Lezaeta Acharán
  • El Secreto de las Zonas Azules, libro de Dan Buettner
  • The Sunfood Diet Success System, libro de David Wolfe
  • Essential Oils, Ancient Medicine, libro del Dr. Josh Axe
  • Articulo del Dr Axe sobre la digestión:

https://draxe.com/health/how-your-digestive-system-works/

  • Artículo del Dr. Axe sobre las enzimas:

https://draxe.com/nutrition/digestive-enzymes/

  • Artículo del Dr. Mercola sobre como mejorar la digestión naturalmente:

https://articulos.mercola.com/sitios/articulos/archivo/2015/04/28/10-consejos-simples-para-curar-la-digestion.aspx

 

 

 

®Todos los derechos reservados, Salud Ancestral 2020

 

 

Aceites esenciales, Perfecta Medicina y Deleite Natural

por ®Salud Ancestral

 

Cada día escuchamos sobre algún fármaco o remedio nuevo que cura, supuestamente cura o al menos alivia algunos síntomas de diversas enfermedades. Sin embargo, con el tiempo y en la práctica hemos ido viendo en estas últimas décadas que no solo muchos medicamentos no son realmente efectivos, sino que además dejan largas secuelas de efectos secundarios, con frecuencia graves o fatales, en el cuerpo humano. Además a nadie le gusta tomar fármacos, no es algo agradable. Pero ¿qué pasaría si hubiera una medicina natural, sin efectos nocivos, probada y comprobada en la práctica millones de veces a lo largo de miles de años y que además actúa rápidamente y de manera visible? Y no menos importante una medicina exquisita, que uno realmente quiere usar. ¿Es esto posible?

La medicina herbal, de la cual los aceites esenciales hacen parte, es tan antigua como la humanidad misma. Esta medicina usa el poder natural presente en los químicos de las plantas para prevenir, aliviar y curar toda clase de dolencias físicas, mentales y emocionales. Sin embargo, los aceites esenciales tienen un puesto aparte dentro de la medicina herbal debido a su gran poder, por la altísima concentración en que se encuentran y por diversas cualidades únicas que poseen.

Una de las cosas increíbles de los aceites esenciales es que realmente puede uno ver en vivo como sanan. Es decir el cuerpo y la mente los reciben de manera gustosa y sus efectos curativos con frecuencia son rápidos y poderosos, así que puede uno observar en sí mismo como ejercen su efecto terapéutico claramente.

Más abajo en este artículo se puede encontrar una lista de rápida referencia de cada aceite esencial y sus usos e igualmente una lista de dolencias comunes y los aceites esenciales indicados para ella.

Un aceite esencial es la parte más volátil de la planta, la que le da su componente aromático, extraída de gran cantidad de material vegetal como hojas, flores o maderas mediante destilación al vapor o prensado en frío. El resultado es un pequeño frasco de 5, 10 o 15 ml (tamaños en que se consiguen normalmente) pero que se usan por gotas, conteniendo cada una de ellas millones de trillones de moléculas, y encerrando los componentes medicinales equivalentes a unas 30 infusiones preparadas con la misma planta. Y aunque los aceites esenciales provienen de las plantas de donde se extraen se constituyen por sí mismos en una medicina completamente diferente debido a su potencia y concentración y a diversas cualidades que los distinguen de las de la planta misma.  No son aceites en realidad, solo es su nombre, pero son sustancias liposolubles altamente volátiles muy distintas, ni deben ser confundidos con aceites vegetales como el de coco, oliva, ajonjolí etc.

Los aceites esenciales contienen componentes activos altamente terapéuticos como por ejemplo fenoles, terpenos, éteres, aldehídos y cetonas. Estos compuestos trabajan en sinergia natural, resuenan poderosamente con el organismo humano con el cual guardan grandes similitudes y no pueden ser replicados en un laboratorio. Los aceites esenciales tienen una estructura con semejanza a la de las células y tejidos humanos haciendo que sean más fácilmente asimilados por el cuerpo. También algunos de sus compuestos guardan semejanza a las hormonas, matan infecciones, virus, hongos y bacterias, estimulan la regeneración celular, la producción de hormonas, enzimas, anticuerpos, neurotransmisores y endorfinas en el cuerpo humano y no afectan la homeostasis de este como sí lo hacen en cambio los químicos. Todo ello los hace una forma de medicina muy potente, pero enteramente natural, con innumerables aplicaciones y usos.

De cualquier forma, los aceites esenciales aparte de ser una medicina poderosa son un intenso placer, un deleite para los sentidos y emociones. A través de la vía olfativa penetran en segundos al cerebro causando muy diversas reacciones químicas que a su vez modifican el ánimo positivamente. El olor puro y concentrado de los volátiles aceites esenciales de las plantas puede causar un gran placer sensorial a quien los usa, esté enfermo o sano.  ¿Qué mejor que usar una sustancia que cura o previene enfermedades a la vez que deleita profundamente los sentidos?

De hecho los mejores perfumes del mercado contienen hasta un 40% de aceites esenciales y eso los diferencia claramente de aquellos de baja calidad, que son solamente sintéticos o con muy poco contenido de aceites esenciales. Sin embargo resulta mejor y más barato hacer uno mismo sus propios perfumes o lociones con aceites esenciales puros, tanto para tener un control preciso de los ingredientes utilizados, que sean naturales,  como para lograr mezclas precisas al gusto.

En la antigüedad los aceites esenciales eran un lujo al que solo tenían acceso unos pocos, dado que muchos de ellos tenían un precio equivalente o superior al oro. Eran por tanto usados con más frecuencia para medicinas muy especiales y para ungir en ceremonias a los altos reyes y sacerdotes en el mundo antiguo egipcio, hebreo, romano, chino y griego. En la Biblia se mencionan con frecuencia, Cleopatra hacía uso de ellos para mantener su legendaria belleza y han sido encontrados en vasijas en tumbas egipcias en tiempos recientes y quedan además por escrito diversos testimonios muy antiguos de su fabricación y uso extendido.

También diversas tribus y sus chamanes hacían uso de ellos en varios lugares del mundo, dado que su medicina se basaba en el poder curativo de las plantas. En la Edad Media monjes y alquimistas hicieron uso regular de las hierbas y de los aceites esenciales. Ya el conocido médico Avicena en Arabia destilaba los aceites esenciales en la Alta Edad Media. Con ellos tanto él como los monjes de toda Europa curaban muchas enfermedades de manera efectiva.

Sin embargo, con la llegada de la era industrial y el mundo moderno estos saberes tradicionales fueron desapareciendo y la medicina se inclinó cada vez más por los fármacos químicos sintéticos.  Y desde entonces la salud general de la humanidad no ha hecho sino declinar y la efectividad de tales medicamentos es puesta ya en duda por millones además de estar comprobado que pueden ser no solo muy peligrosos sino además mortales. En Estados Unidos las muertes al año por uso de fármacos médicos recetados por doctores convencionales es una de las primeras causas de muerte, con un promedio de 150,000 muertes anuales. Y esto sin contar las demás complicaciones de salud graves y muertes causadas por éstos a largo plazo, ni las millones de muertes causadas por automedicación con fármacos.

Los aceites esenciales han venido ganando popularidad en los últimos años, debido a que cada vez más gente se distancia de la medicina convencional al ver sus desastrosos resultados y buscan formas de medicina naturales menos invasivas y a la vez más efectivas. En el siglo XX los aceites esenciales fueron redescubiertos por el químico René Maurice Gattefosé quien en un laboratorio sufrió graves quemaduras en su mano y lo único que encontró cerca en ese instante fue un recipiente con un líquido donde rápidamente y de manera instintiva sumergió su mano para aliviarse de las quemaduras. El resultado fue sorprendente ya que rápidamente las quemaduras desaparecieron sin dejar cicatrices, así que Gattefosé se interesó vivamente por tal sustancia y se dedicó a estudiarla a fondo. El líquido que contenía el recipiente era aceite esencial de lavanda. De allí en adelante se desarrolló, a partir de los estudios y escritos de este químico francés, sobre el aceite esencial de lavanda y otros muchos aceites esenciales, la aromaterapia moderna.

Es de suma importancia al hacer uso de los aceites esenciales cerciorarse de que estos sean puros y naturales completamente ya que abundan en el mercado versiones diluidas, adulteradas o sintéticas con el fin de reducir costos de producción. Pero aunque por lo general son más económicos, estos aceites adulterados no tienen las mismas propiedades curativas que los puros por supuesto y pueden resultar tóxicos si son ingeridos, causar alergias aplicados en la piel o dolores de cabeza y otras complicaciones al ser inhalados. La prueba olfativa es una que podemos aplicar para determinar su pureza pero normalmente una persona no es capaz de identificar componentes sintéticos u otros añadidos a un aceite esencial puro. Las mejores compañías que producen aceites esenciales tienen disponibles certificados de pureza de laboratorio de sus aceites esenciales a los cuales se les aplican pruebas como por ejemplo cromatografía de gases y espectrometría de masas con los cuales se detectan posibles componentes distintos a los del aceite en estado puro. Un aceite esencial no es necesariamente muy costoso pero tampoco puede ser excesivamente barato dado que se requiere bastante materia prima para producirlos. Por tanto aquí no conviene ahorrar sacrificando calidad y pureza pues en lugar de una medicina tendremos una sustancia adulterada tóxica y contaminada.

Y aunque fueron usados a lo largo de milenios exitosamente en muchas culturas y por parte de muchos médicos ancestrales que no sabían apenas detalles científicos sobre ellos, la investigación moderna nos muestra datos descubiertos recientemente realmente impresionantes de los aceites esenciales como los que expondré a continuación. Pero estas son solo algunas de las muchas razones por las que los aceites esenciales son superiores a los fármacos y con frecuencia mucho más potentes y versátiles que las mismas plantas de las que se derivan:

Los aceites esenciales son una de las sustancias más volátiles que existen, permitiéndoles penetrar fácilmente la piel, el interior de las células y la barrera hematoencefálica. Ningún fármaco puede penetrar ni la pared celular, por tanto no puede atacar directamente a los virus que se alojan allí, ni al cerebro dado que son mucho más densos. La medida de la masa atómica de los aceites esenciales es de menos de 300 daltons, y ya una molécula menos densa que 800 daltons puede penetrar el cerebro a través de la barrera hematoencefálica. Además los aceites esenciales son liposolubles, otra de las condiciones para que estos puedan atravesar la barrera protectora cerebral.

Por otra parte el aceite esencial de rosa es la sustancia de más alta vibración medida hasta el momento en el mundo, con una frecuencia de 320 Hz. En altas frecuencias no sobreviven virus ni bacterias patógenas. Otros aceites esenciales como el de lavanda vibran por encima de los 110 Hz y todos vibran por encima de los 52 Hz.  El cuerpo humano sano vibra en 68 Hz, mientras que la comida procesada o enlatada tiene 0 Hz y la comida fresca como frutas, vegetales y hierbas vibran en unos 22 Hz. El cuerpo humano enfermo decae debajo de los 60 Hz, enfermedades graves se presentan en el cuerpo debajo de los 50 Hz y debajo de los 25 Hz empieza el proceso de la muerte física.  Al usar los aceites esenciales podemos subir la vibración del cuerpo, haciéndolo más saludable y limpio, resistente a virus y bacterias que no sobreviven en ambientes puros que vibran en frecuencias altas.

El aceite de clavo por otra parte es la sustancia más antioxidante sobre la Tierra de lejos, con un ORAC (capacidad de absorción de radicales libres) de 1,078,000. En cambio, los arándanos uno de los alimentos más antioxidantes que existen tiene un ORAC de apenas 2,300. El aceite de clavo por tanto combate poderosamente la oxidación, el daño celular y el envejecimiento, más que cualquier otra sustancia conocida.

Ahora bien, hay 3 formas básicas de usar los aceites esenciales:

  1. Por inhalación, es decir aromaterapia. Se pueden oler directamente del frasco, poniendo una gota entre las manos o poniendo unas gotas en un difusor. En unos 30 segundos el aceite esencial ha penetrado el cerebro.
  2. Tópicamente, diluyendo una o varias gotas del aceite esencial en un aceite portador como el de coco por ejemplo. En unos 20 minutos el aceite esencial ha alcanzado cada célula del cuerpo.
  3. Ingiriéndolos. Una forma poderosa y directa de obtener sus beneficios, aunque no todos los aceites esenciales pueden ni deben ser ingeridos ya que podrían generar algunas complicaciones. Para ello debe consultarse siempre las indicaciones de cada aceite en particular o bien a un médico o aromaterapeuta. Ingeridos en unos 20 minutos han penetrado ya la sangre.

Cada forma de uso de estos aceites tiene beneficios particulares, depende por tanto del caso y también del gusto de quien se lo aplica cual es la mejor manera de hacerlo en cada momento. Los aceites esenciales se pueden usar individualmente o en combinaciones sinérgicas que los potencian. Igualmente la combinación de diversos aceites esenciales puede producir nuevos y exquisitos olores muy atractivos y deleitosos.

Estos son algunos de los principales aceites esenciales disponibles y sus usos. Aun cuando hay muchos más aceites esenciales increíbles como el de mirra, hinojo, tomillo, orégano, palmarosa, vetiver, ylang ylang, pino y cientos más esto sería espacio de un libro entero, no de un artículo como este. Voy pues a enumerar brevemente algunos de los principales en uso y porqué destacan sobre los demás aceites:

Aceite esencial de Lavanda: sus principales cualidades son relajar, refrescar y aliviar por ejemplo heridas o quemaduras. Sin embargo es un aceite muy versátil, que también ayuda a quitar dolores de cabeza, a dormir, a mantener una piel radiante e hidratada y a otras diversas condiciones. Es el aceite esencial más usado mundialmente con un aroma suave y refrescante.

Aceite esencial de Menta: tiene varias cualidades destacadas sobre los demás entre ellas el poder de aliviar rápidamente un dolor de cabeza, problemas digestivos y respiratorios. Es un aceite esencial refrescante. Puede ser ingerido, usado en la piel o inhalado.

Aceite esencial de Incienso: su cualidad más destacada es el poder antiinflamatorio. Muy valorado desde antiguos tiempos para diversos usos tanto medicinales, como ceremoniales y espirituales. Es llamado el rey de los aceites esenciales por sus cualidades. Puede ser usado por inhalación, tópicamente o ingerido.

Aceite esencial de Cedro: su cualidad dar fuerza y relajar a la vez, tal como las cualidades propias del árbol mismo, fuerte e inmutable. Es excelente para la piel, dándole tono y firmeza. Un aceite usado desde tiempos antiguos para ungir en ceremonias o para curar a pacientes de diversas dolencias.  No debe ser ingerido.

Aceite esencial de Copaiba: un potente aceite esencial que se saca de la resina de un árbol amazónico con muchas cualidades. Destaca su contenido de BCP (beta-caryophyllene), un fitocannabinoide que actúa a la manera del CBD presente en el cannabis enlazando con los receptores endocannabinoides del cuerpo y por tanto de alto alcance terapéutico. Es además un gran antiinflamatorio usado para dolores y condiciones del sistema nervioso entre muchas otras.

Aceite esencial de Naranja: su cualidad principal alegrar. También relaja y cambia el ánimo en cuestión de minutos. Sin embargo no solo eso, este es un potentísimo aceite con muchas cualidades antibacteriales y anticancerígenas. También ayuda a la piel, potencia el sistema inmune, ayuda al drenaje linfático y mejora la digestión.

Aceite esencial de Romero: sus cualidades principales que lo destacan entre los demás son potenciar la circulación, regenerar el sistema nervioso y ayudar al cerebro de varias maneras, especialmente a recordar.

Aceite esencial de Árbol de té: su cualidad principal desinfectar. Su uso principal es tópico. Limpia la piel profundamente y es un gran desinfectante de heridas y brotes de piel. También es muy efectivo contra virus respiratorios que causan la gripa y la tos. No debe ser ingerido.

Aceite esencial de Manzanilla: su cualidad principal relajar e inducir calma. Es un aceite esencial muy suave, sutil y dulce que tiene cualidades importantes para la digestión y el sistema nervioso. Muy apropiado para usar antes de dormir, para calmarse o cuando hay problemas digestivos.

Aceite esencial de Salvia Esclarea: su cualidad especial es mejorar el sistema hormonal, asi como inducir a la relajación. De dulce olor, recuerda un poco a la lavanda, con la cual comparte algunos compuestos medicinales, pero con un olor más dulce como el de la uva madura. Un aceite suave y femenino que es muy indicado para la salud de la mujer.

Aceite esencial de Eucalipto: su cualidad fundamental es destapar las vías respiratorias. Ayuda a curar la tos, la gripa y hasta la neumonía. Se usa principalmente vía inhalación. No se recomienda ingerirlo.

Aceite esencial de Clavo: sus cualidades principales son ser el más potente antioxidante existente en la naturaleza, ser un poderoso antibiótico, ayudar en problemas dentales y calentar el cuerpo. Al ser un potente antibiótico natural no se recomienda el uso ingerido durante más de 2 semanas seguidas pues podría afectar las poblaciones de bacterias benéficas en el intestino. Así pues se puede tomar por una o dos semanas, parar un par de semanas y retomarlo si es ingerido.

Aceite esencial de Limón: su cualidad principal es la de limpiar, purificar y desintoxicar. Se puede usar para ayudar en problemas de intoxicación, digestivos y respiratorios.

Algunas dolencias comunes para los que algunos aceites esenciales han demostrado tanto en la práctica (dada por testimonios de muchos doctores y pacientes que los han usado) como en estudios clínicos ser altamente eficaces, y que pueden ser aplicados por cualquiera en casa siguiendo las recomendaciones de seguridad de cada aceite previamente son:

Dolor de cabeza: aceite esencial de menta o de lavanda

Gripa: aceite esencial de limón, tomillo, árbol de té y de ciprés

Tos: aceite esencial de eucalipto, de tomillo

Dolor de muelas: aceite esencial de clavo y de mirra

Cáncer: aceite esencial de incienso, de mirra y de helicrhysum

Enfermedades autoinmunes: aceite esencial de incienso, aceite esencial de romero y de copaiba

Náusea: aceite esencial de jengibre, de menta o mandarina

Pérdida de memoria: aceite esencial de romero

Estrés: aceite esencial de bergamota o lima, de vetiver, de lavanda, de manzanilla

Pérdida de cabello: aceite esencial de romero, de cedro y de lavanda

Quemaduras: aceite esencial de lavanda

Indigestión y gases: aceite esencial de menta, de limón, de jengibre, de manzanilla, de hinojo

Sistema inmune deprimido: aceite esencial de incienso, de tomillo y de naranja

Insomnio: aceite esencial de manzanilla, de lavanda y cedro

Falta de energía: aceite esencial de pimienta negra, de romero, de menta, de canela

Arrugas y piel: aceite esencial de geranio, de naranja, limonaria y palmarosa

Artritis: aceite esencial de copaiba y de romero

Depresión: aceites cítricos como de naranja, bergamota o lima, y de ylang ylang

Ira: aceite esencial de naranja, de manzanilla , de salvia esclarea

Problemas hormonales o de la menstruación: aceite esencial de salvia esclarea

Sobrepeso: aceite esencial de canela y de toronja

Infecciones: aceite esencial de orégano y de árbol de té

Problemas de azúcar en la sangre: aceite esencial de canela y de albahaca

Problemas de circulación: aceite esencial de romero, de canela y de ciprés

Presión alta: aceite esencial de lavanda y de romero

Inflamación: aceite esencial de incienso y de cúrcuma

Dolores musculares o articulares: aceite esencial de pimienta negra, de abedul, copaiba y romero

Hemorroides: aceite esencial de incienso, de ciprés y de lavanda

Problemas dentales y en encías: aceite esencial de clavo, canela, mirra y árbol de té

Fiebre: aceite esencial de limonaria

Esta no es ni mucho menos una lista extensiva ya que podríamos seguir y seguir hasta llenar un libro completo solo de dolencias y de aceites esenciales indicados para ellas, así que me he limitado a elegir unas pocas comunes.

Evidentemente aunque naturales, los aceites esenciales son muy concentrados y poderosos y conviene usarlos con moderación y cautela. Esto es, siguiendo las recomendaciones respecto a cada aceite, en las cantidades y frecuencia sugeridas y teniendo en cuenta que no interactúen con otros medicamentos farmacéuticos si es que se están tomando. Para estos detalles de cada aceite se pueden consultar algunos libros o páginas de referencia que listo abajo en las fuentes de consulta. Por fortuna son muy seguros y no son tóxicos por lo cual tampoco se debe temer hacer uso diario de ellos para diversas necesidades o solamente por deleite. Hay que tener cuidado eso sí con los animales y no usarlos en ellos o en exceso en ambientes en que se encuentran ya que tienen una sensibilidad olfativa muy superior a la humana y su tolerancia puede no ser tan alta, en especial la de los gatos. Si se van a usar para alguna condición especial en animales se debe entonces obtener ayuda profesional o documentarse ampliamente y hacer pruebas en pequeñas cantidades. En mujeres embarazadas se deben usar también con cautela y siempre mirando las contraindicaciones de cada aceite particular.

Dicho esto los aceites esenciales son uno de esos placeres de la vida que no conviene dejar pasar, aunque no se usen terapéuticamente sino solo por simple gusto. Su capacidad de producir sensaciones de bienestar es incomparable. Ya sea para inhalación  a través de un difusor o usados en masajes o automasajes mezclados con aceite de coco  u otros aceites vegetales su uso despierta innumerables reacciones en el cerebro que pueden potenciar sentimientos de relajación, placer o alegría por ejemplo.

Conviene aprender de los antiguos e imitar sus maneras también en esto. La mejor medicina se encuentra en la naturaleza y los aceites esenciales son una de sus formas más deleitables, refinadas, efectivas y poderosas. Lo que en la antigüedad era un lujo de unos pocos hoy está al alcance de prácticamente todo el mundo y nos da una amplia gama de posibilidades terapéuticas y lúdicas para nuestra salud y bienestar.

 

Fuentes de Consulta:

 

 

 

®Todos los derechos reservados, Salud Ancestral 2019